El café y el té han sido siempre rivales.

Algunas personas no pueden empezar el día sin su taza de café y otras no pueden hacerlo sin su té.

Ambos ayudan a mantenernos despiertos y rejuvenecidos. Pero tienen algunas diferencias, beneficios y contraindicaciones que sería conveniente conocer.

Las diferencias entre sus propiedades son:

Efectos antioxidantes

Tanto el té como el café poseen componentes antioxidantes que ayudan al organismo. Por un lado, los antioxidantes del té protegen al organismo frente al estrés producido por los radicales libres y reduce el colesterol en sangre. Por el contrario, los antioxidantes del café regulan los niveles de azúcar en sangre y previenen los cálculos biliares.

Estudios en poblaciones han demostrado que alrededor del 80% de las enfermedades cardiovasculares, el 90% de los casos de Diabetes tipo 2, y aproximadamente el 30% de los casos de cáncer podrían prevenirse por un cambio en la dieta y un  estilo de vida saludable, ya que esas enfermedades crónicas tienen como causa primaria, el denominado “estrés oxidativo”. Así, resulta de gran relevancia el consumo de antioxidantes y la incorporación de hábitos de vida saludables para reducir los efectos de la oxidación.

Entre los compuestos antioxidantes más estudiados del café, los más abundantes son los ácidos clorogénicos. Estos compuestos, junto con la cafeína y otros antioxidantes presentes de manera natural, pueden contribuir a incrementar la capacidad protectora antioxidante de la dieta dependiendo de la cantidad de tazas ingeridas por día, aun si su consumo es moderado, es decir, de 2 a 4 tazas de café al día.

Previene el cáncer

Los estudios revelan que el té contiene una cantidad adecuada de quercetina que ayuda a combatir las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Y el café, al parecer, no posee ninguna de estas cualidades.

Alivio del dolor

El té posee algunos ingredientes que proporcionan un gran alivio a trastornos inflamatorios y artritis. También reduce la coagulación de la sangre. El café, por otro lado, es conocido por sus capacidades para proporcionar alivio al asma y la enfermedad de Parkinson.

Nivel de cafeína

Debemos tener en cuenta que, tanto el té como el café tienen ciertas cantidades de cafeína. Pero el café supera al té (en el caso del té se llama teína, siendo la misma molécula químicamente).

Mientras que el contenido de cafeína en una taza de té es de 55 miligramos aproximadamente, en una taza de café es de 125 a 128 miligramos. Como sabemos, el contenido de cafeína en el té ayuda a aumentar los niveles de concentración. Por el contrario, la cafeína en el café despierta en quienes lo toman un sentimiento de ansiedad, conocido como “el nerviosismo del café”.

¿Sabías esto?

  • Una taza de café proporciona de 200 a 500 mg de antioxidantes.

 

  • La actividad antioxidante del café es más eficiente que la de la cocoa o la del té negro.

 

  • Bebiendo de 4 a 5 tazas de café al día, se cubre un 64% de la capacidad antioxidante total.

 

  • No importa de qué manera te guste tomar el café: con leche, endulzado o negro, siempre mantiene sus efectos antioxidantes.

y ahora un poco de ciencia….

¿Que es la Matriz Extracelular?

La matriz extracelular forma el entorno de sostén y protección de las células de la piel.

Funciones

Cohesión y resistencia de los tejidos. Sostener la piel contra la flacidez. Regular la fisiología y diferenciación de las células madre de la piel. Mantener la piel hidratada

Composición

Proteínas estructurales: colágeno, elastina, otras.

Glúcidos: glicosaminoglucanos, celulosa.

Glicoproteínas y proteoglicanos.

Dominios extracelulares de las proteínas transmembrana (integrinas).

La MEC es esencial para mantener a las células de la piel unidas entre sí y cohesionadas frente al entorno al permitir que éstas se adhieran dando toda su firmeza a la piel. La MEC aporta propiedades mecánicas a la piel y sobre todo retiene el agua, lo que le da tersura y a la vez resistencia. La MEC también mantiene la forma física de las células de la piel y permite la comunicación entre ellas: Finalmente, la matriz extracelular es el entorno perfecto para la circulación de distintos factores de crecimiento que modulan la diferenciación y la fisiología celular. La cantidad, la composición y la disposición de la matriz extracelular va variando con las distintas situaciones que la piel puede encontrar a lo largo de la vida pero sobre todo su calidad y firmeza decaen con la edad. Principalmente, el paso del tiempo conlleva menor cantidad de colágeno en la piel, lo que resta firmeza e hidratación. AL disminuir el colágeno, se pierde también elastina, la proteína encargada de dar elasticidad a la ECM. Este proceso acaba favoreciendo la profundidad de las arrugas (sobre todo de expresión), la pérdida acelerada de agua y sobre todo la flacidez. Una vez iniciado este proceso, se acelera de forma exponencial a menos que se proteja el colágeno ya existente, lo que a su vez preserva la firmeza de la piel y la capacidad de los fibroblastos de seguir produciendo colágeno endógeno.

Proteger el colágeno endógeno de la degradación sienta las bases del mantenimiento de la piel aún en edad avanzada al incrementarse el efecto de los factores de crecimiento naturales, mantenerse la hidratación y con ello la tersura de la piel y sobre todo se disminuye la aparición y profundidad de la arruga y el efecto de la flacidez.

La cafeína en tu piel…

La cafeína puede afectar tu piel de varias maneras, algunas son buenas y otras son malas. Por ejemplo, la cafeína puede causar arrugas y exacerbar el acné, pero también protege la piel al tener un alto efecto antioxidante como mencionábamos más arriba. Las personas que frecuentemente beben café son las más propensas a experimentar estos efectos, aunque los investigadores y empresarios han empezado a incluir la cafeína en algunos medicamentos tópicos.

Si quieres aprovechar al máximo el potencial de esta sustancia en los tratamientos para el cuerpo, la cara y el pelo visita ésta página en la que encontrarás diferentes trucos para diferentes funciones:

http://www.ellahoy.es/belleza/articulo/cafeina-10-propiedades-cosmeticas-que-no-te-puedes-perder/200553/

Las diferencias y similitudes entre el té y el café podrían seguir mucho más, comparando sus beneficios para la salud y sus distintos gustos; sin embargo, los amantes de una y otra bebida se ponen de acuerdo en afirmar que ambas se encuentran entre las mejores bebidas calientes.

¿Estás de acuerdo? ¿Tú eres de té o de café?

¿Tienes algún truco de cómo utilizar el café para nuestras rutinas de belleza diaria?

¡NO LO DUDES Y DÉJANOS UN COMENTARIO!

Pin It on Pinterest

Share This