Una Piel Para Todo El Año…. existe???

Cada estación tiene sus pros y sus contras –  y más aún cuando hablamos de tu piel. Los cambios naturales del clima debido a las estaciones del año y/o de viajes, además de los entornos artificiales, hacen que expongamos nuestra piel a sitios tales como el aire acondicionado, el calor artificial y “el aire comprimido” en el trabajo y  tienen un impacto importante en tu piel y la salud en general. Las cosas que debes tener siempre en cuenta sin importar el tiempo que haga son las siguientes:

¡No escatimes en protector solar! En la ciudad, en el campo, en la costa,… donde quiera que estés el sol te está siguiendo seguro, lo veas o no. Los peligrosos rayos UV están a nuestro alrededor todo el día, protégete todos los días y utiliza SPF para tu tipo de piel.

Hay un millón (literalmente) de diferentes filtros solares en el mercado – La elección de uno puede ser difícil lo que hace que internet sea una pequeña herramienta muy útil. ¡No te compliques la vida y usa Google! He estado leyendo en algunas páginas… El ganador es  La Roche-Posay Anthelios 60 Ultra-Light Protector solar fluido (según totalbeauty.com)

Es ligero, lo cual es fantástico – Una de las cosas que me molestan es que sea copioso, un protector solar facial espeso – ¡¡¡tu piel necesita respirar!!! Y mate – igualmente fantástico para que tu cara no parezca estar gritando “¡mira me acabo de poner el protector solar!” ¿Y cómo no podría ser mejor? El bote. Es pequeño. Puedes meterlo en tu bolso y llevarlo a donde quiera que vayas, no hay excusa para no protegerte durante todo el año. Consejo 1 para una piel todo el año.

Consejo 2: No te olvides de beber agua, mucha  agua. La ingesta de agua durante el verano es evidente, porque por lo general es más caluroso y naturalmente, hay que beber más. Pero el consumo de agua es muy importante durante el resto del año también. Y no te vale con sustituir agua normal con café o té o las bebidas azucaradas o light, debido a los meses más fríos. El exceso de azúcar no es bueno para ti, en cualquier caso,  1,5 – 2 litros de agua pura al día es la mejor opción para tu salud en general. Y elige tu agua con conocimiento. Es realmente sorprendente que la mayor parte del agua, embotellada o no, tiene altos niveles de sodio entre otras cosas – ¡así que lee la letra pequeña! Y echa un vistazo a este artículo de The Guardian. http://www.dailymail.co.uk/columnists/article-229386/Is-tap-bottled-water-best-bodies.html

Y el consejo 3 es obvio, pero debe ser mencionado. ¡No olvides escuchar a tu piel! No necesitas comprar diferentes productos para diferentes temporadas – Es una pérdida de dinero. El mejor cuidado de la piel es ser constante y escucharla – si la sientes seca, aplicar la crema hidratante con más frecuencia, si la sientes grasa, entonces aligerar. Afina tu rutina de cuidado de la piel mediante el uso de un limpiador suave o leche durante los tiempos más secos o un tónico o gel para limpiar mejor la grasa durante los meses más cálidos. No es una ciencia exacta. Es tu cuerpo, escúchalo, cuidar de él. Éste es el único cuerpo que vas a tener durante mucho tiempo. Come bien, haz ejercicio (al menos un poco), sonríe y ríe (la risa es muy importante para aliviar el estrés).

No todo el mundo puede o quiere pasar horas por la mañana y por la noche en el baño cuidando de su piel. Así que si no quieres – mantén la crema hidratante y las toallitas de limpieza en tu bolso y/o en tu mesita de noche para una sesión rápida de lavado e hidratación. No se admiten excusas para no cuidar mejor de ti misma. Sabes que tu madre ha dicho esto un millón de veces – “Hay una solución para todo.”

Con 25 unidades del péptico anti-envejecimiento CAP® Peptides. El producto está diseñado para que los CAP® Peptides penetre más profundamente en la piel al aprovechar la eliminación de impurezas y células muertas. Contribuye a mitigar los efectos de la edad en pieles maduras. Deja la piel hidratada y lista para cualquier tratamiento cosmético.

Verano e invierno

En su mayor parte estas estaciones causan estragos en nuestra piel de la misma manera – se seca mucho, ya sea por frío o calor – ¡o ambos! La sequedad puede ser combatida volviendo a aplicar la crema hidratante normal, con más frecuencia de lo habitual, utilizando un limpiador suave y manteniéndola hidratada. Más formas son evitar la exposición de la piel directamente a dichos elementos severos. En verano y en invierno los protectores solares adecuados para la piel son una necesidad, pero en verano permanecer en la sombra y/o con un sombrero de ala ancha ayuda. En invierno, una bufanda o cuello alto te ayudará a proteger tu cara. Una vez por semana da a todo tu cuerpo una limpieza con un exfoliante suave para eliminar las células muertas de la piel. Es importante seguir con una crema hidratante en todo el cuerpo para que tu piel se reponga y se mantenga hidratada. Por las áreas expuestas como la cara, el cuello y el escote, continuar después de la exfoliación con un sérum y crema hidratante. Los sérum son importantes para la hidratación, pero dejan la cara con sensación de tirantez – sigue siempre con una buena crema hidratante para soportar los efectos hidratantes del mismo y dejar la piel suave y flexible. Como el frío es el que está fuera, olvídate de largas duchas calientes. Las escaldaduras de agua caliente dañan tu piel y ninguna cantidad de hidratación de gel de baño / ducha podrá remediar esto. Date duchas calientes más cortas, esto ayudará a tu piel y también al medio ambiente. Después de la ducha utiliza la toalla o el aire seco con suavidad y aplícate una crema hidratante de cuerpo completo, teniendo especial cuidado de hidratar las zonas afeitadas. Algunas pieles se vuelven más grasas durante el clima más cálido. Limpiar la cara dos veces al día con un limpiador espumoso y continuar con un tónico te mantendrá la piel limpia y no grasa. Continúa con una crema hidratante durante el uso alternado de día y noche utilizando el sérum otras noches. ¡Mantén tus manos fuera de la cara! No importa qué tan limpias piensas que están, tienden a tocar algunas cosas y propósito de mantener tu cara limpia y no grasa, ¡No toques! Y NO OLVIDES los labios y las manos. Corren peligro todo el tiempo – en un clima más frío se secan debido a la exposición a temperaturas severas, y con el cloro del verano y el sol. El lavado excesivo de las manos y geles antisépticos también pueden dañarlas. Llevar un tubo de crema de manos y un bálsamo labial hidratante en tu bolso es una solución rápida para cuando sea necesario y por la noche mantén la crema de manos en tu mesilla y aplícala justo antes de meterte en la cama.

La primavera y el otoño

Generalmente  en primavera y otoño el clima significa lluvia y temperaturas frescas. Pero en el otoño muchos de nosotros necesitamos arreglar nuestra piel después de todo el daño causado debido al cloro, el sol, etc., necesitamos un exfoliante ligero y pasar de la leche corporal o loción de crema para ayudar a mantener tu piel hidratada y flexible. Pero ¡no exageres! – la humedad en el aire también ayuda a tu piel, así que presta atención a cómo se siente y se ve tu piel e hidrata en consecuencia. La primavera es una época feliz y después de un largo invierno, todos estamos a la espera de días cálidos y soleados. Seguir una dieta saludable y fortalecer el sistema de antioxidantes hará que tu piel esté preparada para recibir a la primavera. Tu piel se beneficiará enormemente si aumentas el consumo de vitaminas E, C y K. Recibir suficiente vitamina A es también esencial – si no estás tomando suficiente, tu piel responde convirtiéndose en seca y escamosa. La mayoría de las frutas y verduras tienen mucha vitamina A, por lo que comer sano, sin duda, ayudará a mejorar el tono de la piel y  su elasticidad. Toda piel, según el clima, es fácil de mantener siguiendo las pautas anteriores. Mantener tu cuerpo sano en el interior se reflejará en tu piel en el exterior. Come bien, haz ejercicio, bebe mucha agua, ríe y mucho. Las pequeñas cosas suman – disfruta de la vida y tu piel brillará.

Pin It on Pinterest

Share This